diamantesComo personas, nos encanta tocar y tener cosas que parecen raras y de precio incalculable. Los diamantes son el ejemplo perfecto. Gracias a su extraña belleza, los diamantes pueden transmitir un mensaje que no puede expresarse con palabras.

Cuatro son los criterios de calidad, conocidos como los 4 Cs, los que determinan el valor de un diamante:

CLARITY (pureza)

Ninguna otra gema ofrece el brillo de un diamante perfecto. Sin embargo, una piedra sólo se puede llamar absolutamente pura si no tiene inclusiones en absoluto.

Tener demasiadas inclusiones evita que la luz se refleje completamente. El grado de calificación “internamente impecable” (FL/IF) se otorga si las características internas ya no pueden ser detectadas incluso por los expertos.

Hay que señalar, sin embargo, que incluso los diamantes con inclusiones muy pequeñas (VS = Muy pequeñas inclusiones) son bastante difíciles de encontrar.

purezaCOLOUR (COLOR)

Aunque los diamantes se encuentran generalmente en su forma transparente, una piedra de transparencia perfecta es extremadamente difícil de encontrar. Los diamantes a menudo vienen desde tonos muy finos de amarillo hasta marrón.

Los llamados diamantes de fantasía son tan raros como los de alto blanco. Estas piedras de color rosa, azul, verde o amarillo intenso cambian de manos por muy altos precios.

colorCARAT (quilataje)

El tamaño de un diamante se expresa en quilates, que es una unidad de peso. Una piedra de un quilate es mucho más común que una de dos quilates; por lo tanto, cuanto más grande es el diamante, más valioso.

Sin embargo, el tamaño de un diamante sólo aumentará el valor de la piedra si se cumplen los demás criterios de calidad. Situación difícil, ya que la probabilidad de pequeñas inclusiones es más elevada en diamantes de varios quilates.

Un quilate (1 ct) pesa 0,2 gramos y se descompone en 100 puntos. Así que un diamante con 25 puntos pesa 0.25 quilates.

 

diamanteCUT (Corte)

El brillo de un diamante es el producto del corte correctamente proporcionado. Conseguir la máxima reflexión interna de la luz es una ciencia en sí misma. Por lo general, el tipo de corte a aplicar depende de la forma natural en bruto del diamante. El brillante redondo actual consta de 58 facetas (o 57 si se excluye la culata), normalmente cortado hoy en dos pirámides de bases enfrentadas.

 

Demasiado Profundo

Si el diamante se corta demasiado profundo (demasiado grueso), una parte de la luz será absorbida dentro de la piedra.

demasiado profundo

Ideal

Corte en la proporción correcta. El diamante reflejará la luz de una faceta a la otra; la luz interior de la piedra será devuelta directamente a los ojos de la persona.

corte ideal

Demasiado Superficial

Si el corte es demasiado superficial, la luz se escapará, no reflejada, hacia abajo.

corte superficial