Frédérique Constant se estableció tal y como la conocemos hoy día en 1988. Pero no fue hasta 1992 cuando Aletta Bax y Peter Stas lanzaron su primera gran colección, compuesta por seis modelos equipados con movimientos suizos y ensamblados por un relojero en Ginebra.

A día de hoy Frédérique Constant participa en todas las etapas de la producción de relojes, desde el diseño inicial hasta el montaje final. Se pone gran énfasis en el diseño de relojes para estar al tanto de las tendencias y preferencias del cliente.

Marca muy a tener en cuenta, su aproximación sin complejos al mundo de la alta relojería lleva tiempo dando sus frutos. Comenzaron ofreciendo relojes de cuarzo bien acabados y ahora ofrecen relojes mecánicos de magnífica calidad y a un precio casi imbatible.

Hace mucho que Frédérique Constant está haciendo lo que se propone, y muy bien: crear relojes que ofrezcan todo lo que conlleva el lujo de alta relojería, pero a precios accesibles.

Cuatro son los valores en los que se sustenta la marca:

DISEÑO

Relojes clásicos y tradicionales, pero a la vez atemporales. Cada reloj se crea con una genuina pasión por los detalles.

INNOVACIÓN

Frédérique Constant está continuamente innovando e invirtiendo en este dominio para ofrecer creatividad y excelentes características técnicas en sus relojes, prueba de ello son sus relojes Smartwatch y Hybrid

PASIÓN

Los relojes Frédérique Constant se definen por su pasión por la alta calidad, diferenciación y precisión en diseño y fabricación.

CALIDAD

Cada reloj de Frédérique Constant se ensambla a mano y cada reloj es controlado durante un largo período de tiempo tanto por relojeros como por equipos especiales para garantizar una calidad óptima.

Colección Hybrid Manufacture

Su última gran apuesta es su nueva colección híbrida de relojes inteligentes, Hybrid Manufacture, pionera en fusionar tecnología con un movimiento mecánico fabricado a medida.

Frédérique Constant empezó a interesarse en este mundo conectado con sus relojes inteligentes Horological en 2015, pero estos estaban apoyados en los movimientos de cuarzo. La creciente demanda de un reloj inteligente con un movimiento mecánico hizo que la marca se pusiera manos a la obra, consiguiendo desarrollar una nueva colección en cuatro estilos de 42 mm.

Esta colección, combina con destreza el seguimiento de actividad y actividad física basada en aplicaciones con un reloj clásico suizo y un gran diseño, además de funciones analíticas que lo destacan como un reloj único.

En otras palabras, el Frédérique Constant Hybrid Manufacture es un verdadero híbrido de la relojería suiza tradicional y la tecnología de reloj inteligente de alta tecnología que Joyería San Eloy tiene el honor de acercar a todos aquellos que quieran disfrutarlo.

#JoyeríaSanEloy #TradicionyVanguardia #FrederiqueConstant #LiveYourPassion