historia reloj

Podemos decir que el primer reloj empírico fue la propia observación de la posición del Sol en el cielo.

El reloj es un invento que fracciona el día con mayor exactitud que esas observaciones empíricas que se hacían antes. Marca la posición en la tierra respecto al lugar en el que se encuentra el sol, así podemos definir que las 12 es el punto en el que se encuentra encima nuestro, cada vez que se mueve avanzan las horas, minutos y segundos.

Reloj de sol

4 mil años atrás, en Egipto se inventó el primer reloj y era de sol. Emplea la sombra arrojada por un “gnomon” sobre una superficie con una escala para indicar la posición del Sol en el movimiento diurno.

El reloj de agua o Clepsidra, era un mecanismo para medir el tiempo mediante el flujo regulado de un líquido hacia o desde un recipiente graduado, dando así dos tipos diferentes de relojes según la dirección del flujo; el más antiguo fue encontrado en un templo egipcio y data de hace más 3 mil 300 años.

Reloj de arena

Durante el siglo XVI, en Europa, se empezaron a usar los relojes de arena, medían la duración de las misas en las iglesias y todavía hoy en día se continúan utilizando. Sin embargo, estos dependen de la cantidad de arena que contiene, el tamaño del orificio y del envase.

Reloj mecánico

Un avance decisivo en la medida del tiempo fue la invención de los relojes mecánicos, cuyos primeros modelos, datados en el 1290, fueron accionados por pesas, suspendidas de un hilo cuyo extremo opuesto se arrolla alrededor de un eje, al cual hacen girar en su descenso. Este movimiento se trasmite a las manecillas a través de un tren de ruedas dentadas.

Galileo Galilei inspiró a Christian Huygens en el diseño del primer reloj de péndulo en 1656, era el más exacto hasta entonces con un margen de error de 5 minutos diarios. El más conocido fue el reloj Cucú.

Reloj de cristal de cuarzo

A finales del año 1920, W. A. Morrison desarrolló un reloj basado en el fenómeno de la piezoelectricidad, puso cristales de cuarzo a un reloj eléctrico, surgiendo así el reloj de cristal de cuarzo, ya que la máxima discrepancia de marcha es inferior a un segundo durante tres años.

Reloj de pulsera

Abraham Louis Breguet fue quien, en el año 1812 construyó el primer reloj de pulsera para Caroline, reina de Nápoles y hermana menor de Napoleón. Pero no fue hasta comienzos del siglo XX cuando el reloj de pulsera comenzó a dominar.

El pionero de la aviación, el brasileño Alberto Santos-Dumont, pidió a su amigo y relojero parisino Louis Cartier que le fabricara un reloj que pudiera llevar muñeca. Cartier Santos es por tanto uno de los primeros modelos de reloj de pulsera que existieron para caballero.

El primer reloj automático (en forma de reloj de pulsera con péndulo de inercia) fue inventado en 1923 por John Harwood. Más adelante, Rolex construyó un reloj automático con un rotor de cuerda unilateral y lo patentó. En este principio se basan los mecanismos que hoy en día encontramos en los relojes automáticos comunes.

Con el tiempo, el reloj, además de su función práctica, se ha convertido en un objeto de joyería, símbolo de distinción y valoración.  A día de hoy, el reloj de pulsera y las joyas son piezas muy personales, varían en función de quien los lleva y son un fiel reflejo de su personalidad.