San Valentín se acerca y por mucho que pasen los años el regalo más especial siempre será una joya. Y es que en este día el amor por tu pareja se refleja también en el amor por una joya especial, diferente, que guardará un recuerdo por siempre.

Pero, ¿realmente sabemos qué es un “Joya”?

Etimológicamente la palabra proviene del francés antiguo “joi”, gozo-alegría, derivando en un objeto que provoca tal sensación. Conceptualmente una joya debe denotar en un objeto material un concepto subjetivo de valoración sublime.

Las Joyas siempre fueron parte de la cultura de la humanidad. Se tiene conocimiento de este hecho hace ya más de cien mil años. Las piedras, las plumas de las aves, los propios huesos de los animales que cazaban, las conchas del mar, la madera e incluso la obsidiana, considerada como una piedra semipreciosa, eran los elementos utilizados para la fabricación de estas primeras joyas.

En determinadas épocas históricas de la humanidad las joyas representaban una forma no verbal de expresión. Su significado estaba ligado a la riqueza, al rango social, la afiliación política e incluso religiosa. También en algunas ocasiones las joyas se llevaban por afecto a otra persona. La joyería ha pasado a lo largo de la historia como un arte atemporal en continua evolución y perfeccionamiento.

En la actualidad todos tenemos acceso de una forma u otra a diferentes tipos de joyas, por nuestras manos pasan miles de piezas de joyería, algunas las consideramos auténticas “joyas” y otras simplemente una pieza para llevar puesta.

Cualquier pieza, da igual el diseño, podrá gustar más o menos; pueden tener un diseño original, un diseño más clásico o incluso un diseño exótico. Pero solo por la terminación de la pieza, de sus acabados (pulido, soldaduras, grabados, engastes, ensamblajes, texturas, elección de las piedras, los colores de metal, los baños de rodio…) podremos saber si tenemos una auténtica joya o no.

“Joya” es algo más que un adorno, es la expresión artística de un artesano joyero, en la que confluyen diseño, elección y combinación de piedras preciosas y metales preciosos, funcionalidad, acabados, hechura, elegancia… en definitiva, artesanía y buen gusto.

En la mayoría de los casos, dejarse asesorar por expertos joyeros acerca de la joya que queremos se antoja esencial para poder elegir la pieza o el regalo perfecto. En Joyería San Eloy estamos a su disposición para aconsejarle y asesorarle, tratando siempre de encontrar una auténtica joya de valor sublime que provoque gozo y alegría.

#JoyeríaSanEloy #TradiciónyVanguardia