Cinco pasos para la limpieza de tus joyas

Home  /  blog   /  Cinco pasos para la limpieza de tus joyas

Cinco pasos para la limpieza de tus joyas

 

A diferencia de la plata, el oro no pierde su brillo con el paso del tiempo. Sin embargo, puede acumular polvo e impurezas con el uso normal. Devolver el brillo a las sortijas, pendientes, collares y demás joyas de oro es muy sencillo. ¡Tan sólo sigue los siguientes pasos!

  1. Vierte unas cuantas gotas de detergente líquido lavavajillas en un recipiente con agua tibia (no caliente). Mezcla suavemente. El agua común del grifo nos dará unos resultados magníficos, pero, para obtener mejores resultados, siempre se puede usar agua carbonatada. La carbonación en estos líquidos ayudará a desprender la suciedad y los restos acumulados.

Es muy importante no usar agua caliente o hirviendo, en especial si tus joyas tienen piedras preciosas frágiles, cómo podría ser la esmeralda.

  1. Remoja las joyas de oro en la solución creada durante unos 15 minutos. El agua jabonosa tibia penetrará en las partes más difíciles de llegar, desprendiendo así las acumulaciones de suciedad.
  2. Frota suavemente las joyas con un cepillo dental de cerdas suaves. Es conveniente frotar cada joya por separado, prestando especial atención a los lugares dónde podría esconderse la suciedad. Ten cuidado al frotar, hacerlo bruscamente podría hacer saltar alguna piedra de la joya.
  3. Enjuaga cada pieza con agua corriente tibia. Esto ayudará a terminar de quitar la suciedad que haya sido desprendida por el cepillo. Recuerda asegurarte de que el agua no esté demasiado caliente. No dejes que el flujo de agua corra muy fuertemente, ya que se vierte una gran presión en la joya.

Recuerda tapar cualquier agujero para que no se pierdan por accidente las joyas si se resbalasen de tus manos.

  1. Sécalas con un secador, siempre que el aire no sea demasiado caliente y esté a una distancia considerable. A continuación, deja que las joyas reposen sobre un paño para que se sequen por completo antes de ponértelas de nuevo.

Hay que tener una atención especial a las joyas de oro blanco, ya que, debido a su aleación y su terminación, necesitarán cada cierto tiempo, y además de los consejos de limpieza, un baño de rodio para lucir como nuevas.

En Joyería San Eloy queremos que todas las joyas luzcan como el primer día, por lo que cada cierto tiempo aconsejamos pulir y rodiar, siempre que sea necesario, tus piezas de joyería. Haremos que queden como nuevas.