Relojes Automáticos. Todo lo que necesitas saber

Home  /  blog   /  Relojes Automáticos. Todo lo que necesitas saber

Relojes Automáticos. Todo lo que necesitas saber

¿Qué es un reloj automático?

Los relojes son accesorios diseñados para dar la hora. Sin embargo, pese a que esta sea su principal función, también cumplen un papel estético muy importante a día de hoy. Pocas cosas visten más que un buen reloj. Existen muchísimos tipos de relojes en función de su funcionamiento y del material en el que se hayan realizado. De este modo, si buscas uno nuevo perfecto para ti o como un regalo para un ser querido, no dudes en recurrir a nuestros servicios de relojería en Granada.

Contamos con todos los modelos y variedades posibles del mercado para encontrar la pieza que estás buscando. Y si no tienes del todo claro que buscas, te ofreceremos un asesoramiento personalizado para brindarte la ayuda que necesitas. En este sentido, una opción con la que resulta imposible fallar es con los relojes automáticos, una opción que, según este reportaje de la Revista GQ , está dominando el mercado de lujo. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre ellos.

Los relojes automáticos

Lo primero que debemos aclarar es lo que son los relojes de tipo automático. Se tratan de relojes que no funcionan a pilas ni con ningún otro tipo de batería. De hecho, mientras los llevemos puestos funcionarán de manera automática gracias a la energía que le aporta nuestro propio movimiento, de ahí su nombre. Una auténtica obra de ingeniería y tecnología al alcance solo de los fabricantes más precisos del mercado.

Sí, aunque pueda parecer increíble, estamos hablando de un producto que existe desde el siglo XVIII. Sin embargo, su consolidación en el mercado no llegó hasta el siglo XX y su popularidad no se ha desatado hasta la actualidad. Un reloj que, mientras lo llevemos puesto, no dejará de funcionar nunca. Un compañero perfecto para portar distinción en nuestra muñeca cada día.

¿Cómo funciona un reloj automático?

Los relojes de tipo automático no funcionan todo el tiempo y ya está. No es así. Este tipo de relojes se quedarán parados si están en un lugar quieto, tal y como lo encontrarás al sacarlo de su caja cuando vayas a ponértelo por primera vez. En ese momento deberemos ponerlo en hora y darle cuerda para que empiece a moverse el segundero y, a partir de aquí, bastará con llevarlo puesto para que continúe en marcha.

Esto es algo que sucede gracias a su tecnología interna. Equipa un rotor que con el movimiento de nuestra mano, particularmente con el de la muñeca, sirve para dar cuerda al reloj. De este modo, bastará un simple movimiento para que el reloj se cargue a través de un engranaje. Si en algún momento se para por que nos lo quitamos, bastará con volver a dar cuerda para que esté activo otra vez. Una opción perfecta para quienes utilizan el reloj de forma ocasional.

Mantenimiento de un reloj automático

Este tipo de relojes son bastante delicados si los manipula una mano no experta. Por este motivo, si crees que tu reloj necesita algún tipo de reparación o mantenimiento, nuestro consejos es que acudas a un profesional especializado para que lo realice él. De esta manera no pondrás en riesgo el estado de tu reloj.

Como mantenimiento casero, bastará con limpiarlo para evitar la acumulación de polvo y suciedad. Esto puedes hacerlo con un paño humedecido en agua y posteriormente utilizar un trapo para secarlo. Además de esto, debes tener en consideración que este tipo de relojes son sensibles al magnetismo, por lo que acercarlos a imanes y campos magnéticos pueden afectar a su funcionamiento.