El día más especial para todas las madres está ya muy cerca y con él el momento idóneo para compartir tiempo con la familia y disfrutar juntos de una de las fechas más bonitas del calendario

La primera celebración de la que se tiene constancia en la Antigüedad del Día de la madre se la debemos a los egipcios, una celebración en la que el simbolismo y la mitología se unían para rendir homenaje a la Gran Diosa Madre «Isis».

La figura materna ha sido ampliamente venerada en numerosas culturas hasta nuestros días. En la Antigua Grecia ya se rendía homenaje a Rhea, la madre de Zeus, Hades y Poseidón. También, con el mismo sentido de venerar la figura materna, en Roma y Asia Menor se celebraba en honor a la Diosa Cibeles.

Pero si nos referimos al día de la Madre tal y como lo conocemos hoy, su origen viene, cómo no, de Estados Unidos. Hubo dos hechos que hicieron que se instalase definitivamente, el día de la Madre. En 1873, cuando la escritora Julia Ward Howe organizó en Boston un encuentro de madres dedicado a la paz, y el 12 de mayo de 1907, fecha en que la activista Ana Jarvis quiso conmemorar el fallecimiento de su progenitora y estableció una fecha para recordar no solo a la suya sino a todas las madres del país.

Las madres son las personas más importantes para nosotros, porque una madre es una guía, la mejor consejera, la más entregada de las cuidadoras y, por qué no, también la mejor amiga que podemos tener. Las madres no descansan nunca, ni siquiera cuando ya los hijos somos muy mayores y aunque todos los días son un buen momento para celebrar junto a ellas, este día es una ocasión ideal para agasajarlas y atenderlas como se merecen. Pero no siempre es fácil demostrarle lo mucho que la queremos, por eso en Joyería San Eloy queremos ayudar a expresar todo ese cariño de la mejor manera que sabemos, con una joya. El éxito siempre está garantizado con una preciosa joya. Encuentre el regalo perfecto para este 6 de Mayo que refleje todo el amor hacia una madre.

#JoyeríaSanEloy #TradiciónYVanguardia